• Guillermo Varela Vallespi

Inversiones en tiempos de crisis: algunas ideas útiles

Qué significa invertir y por qué debemos de hacerlo

En el sentido más amplio, invertir se pudiera definir como el acto de comprometer dinero en un proyecto con el objetivo de obtener un beneficio. A diferencia de cuando consumimos, al invertir destinamos recursos financieros con la esperanza de que esos recursos crezcan en el tiempo. Además, cuando se realiza una inversión se asume un coste de oportunidad, al renunciar a esos recursos en el presente en función de lograr un beneficio futuro, el cual puede ser más o menos cierto, lo cual conlleva entonces el riesgo de sufrir pérdidas.


La persona promedio debe de invertir su dinero de una manera u otra. Hay múltiples razones para ello; una de las más importantes: evitar que la inflación erosione el valor de su capital. La inflación se puede caracterizar como el aumento sostenido de los precios de bienes y servicios en una sociedad. Aquí en Canadá la inflación crece a un ritmo promedio anualizado de alrededor del 1.5 por ciento. Si su dinero no genera al menos ese porciento de rendimiento anual, usted pierde poder de compra; su dinero vale menos.


Existen múltiples vehículos de inversiones, los cuales pueden ser más o menos arriesgados según su tipo. Mientras más arriesgados mayor será su rendimiento potencial, y viceversa. En tiempos como los actuales, de crisis y volatilidad en los mercados financieros, sin embargo, se deben de favorecer las inversiones que conlleven un riesgo mínimo, las cuales permitan, además de generar algún rendimiento que contrarreste el efecto de la inflación, tener acceso al capital invertido en cualquier momento, libre de cualquier penalidad. Sólo si se dispone de una situación financiera lo suficientemente fuerte y estable se debería valorar la posibilidad de invertir en inversiones más arriesgadas e intentar así sacar provecho de la baja actual de los mercados.

Mantenga la perspectiva: las crisis son normales y no duran mucho

Las crisis financieras no son del agrado de la mayoría, pero la historia demuestra que en general son de corta vida. También que un inversionista disciplinado logra tener en el mediano y largo plazos rendimientos positivos, a pesar de ellas.


A manera de ilustración, a mediados de 2015 el S&P 500 (índice por excelencia del mercado de acciones en los EE.UU.) se situaba alrededor de los 2100 puntos. Al inicio de este año 2020 se encontraba por encima de los 3200 (más de 30 % de crecimiento en 5 años). Entre ambas fechas, sin embargo, el S&P 500 experimentó varias caídas importantes:

  • Tercer trimestre (Q3) 2015, cuando China devaluó su moneda;

  • Q1 2016, caída de los precios del petróleo;

  • Q2 2016, después que fue votado el “Brexit”;

  • En octubre 2016, justo antes de las elecciones en los EE.UU.;

  • Q1 y Q4 2018, por las tensiones comerciales entre EE.UU. y China;

Incluso en la actual crisis cuando el 23 de marzo pasado cerró por debajo de los 2300 puntos, en fecha de hoy ya ha recuperado más del 50% respecto al comienzo de año y se sitúa por encima de los 2900 puntos.


Sea consciente de su nivel de tolerancia al riesgo

Si usted experimenta un nerviosismo excesivo cuando el mercado sufre bajas, es probable que usted no esté invirtiendo de una manera correcta. Es importante entonces revisar su horizonte de inversiones, sus objetivos y su tolerancia al riesgo, idealmente con la asistencia de un profesional de las finanzas.


No trate de adivinar el mercado

Intentar adivinar cuando el mercado bajará o subirá puede resultar muy costoso. Un estudio de Morningstar muestra que el intento de evitar las caídas del mercado no puede lograrse de manera consistente. Aún más importante, en el intento de lograrlo se pueden perder momentos picos de rendimiento.


El estudio encontró que:

  • Una persona que haya invertido 10 000 $ en el S&P 500 en 1980, habría acumulado 708 143 $ en 2018;

  • Si hubiese perdido los 5 mejores días del mercado durante ese período, habría acumulado 458 476 $;

  • Si hubiese perdido los 10 mejores días del mercado durante ese período, habría acumulado 341 484 $;

  • Si hubiese perdido los 30 mejores días del mercado durante ese período, habría acumulado 135 226 $;

  • Si hubiese perdido los 50 mejores días del mercado durante ese período, habría acumulado sólo 62 342 $;

Stock picking”: Las probabilidades juegan en su contra

Un estudio de Longboard Asset Management entre 1983 y 2007 sobre el valor de las acciones del Russell 3000 (otro importante índice bursátil, el cual engloba al 98% de las principales acciones del mercado de valores americano) mostró el riesgo de intentar seleccionar acciones individuales como estrategia de inversión. El resultado expuso de manera inequívoca que las probabilidades no favorecen a los que así invierten:

  • El 18.5% de las acciones que conformaron el índice durante el período de estudio perdió al menos el 75 % de su valor;

  • El 39% disminuyó su valor durante el período;

  • El valor del 64% de las acciones terminó por debajo del valor promedio del índice;

  • Sólo el 25 % de las acciones fue responsable de las ganancias del índice en los 34 años comprendidos en el estudio;

Invierta de manera regular, incluso en períodos de alta volatilidad

Si invierte de manera regular las caídas temporales del mercado tendrán un efecto menor sobre el valor de su portafolio. Si usted invierte de manera regular (semanal, mensual, anual, etc.) en lugar de intentar adivinar cuál es el buen momento para invertir y cuál es el buen momento para salir del mercado, usted evitará los peligros asociados a las salidas y entradas a destiempo, las cuales ya vimos que pueden ser muy costosas.


Continuar invirtiendo en épocas de crisis no es garantía de que no sufrirá perdidas temporales. Sin embargo, durante las crisis el precio de las acciones está deprimido, lo cual permite acceder a un mayor número de ellas por igual cantidad de dinero. Esto a su vez es la base de un rendimiento positivo en el mediano y largo plazos. De hecho, la historia muestra que los rendimientos más espectaculares del mercado de valores para un período de 5 años han comenzado justo en medio de profundas crisis; ej. Mayo 1932-1937 y julio 1982-1987.


Conclusión

Evite enfocarse demasiado en la turbulencia temporal de las crisis financieras. Ponga en su lugar el énfasis en desarrollar una estrategia de inversiones consistente, duradera y alineada con su situación personal y sus objetivos de vida. Valore auxiliarse para ello de un profesional de las finanzas. Las estadísticas también demuestran que, al menos en Canadá, las personas que cuentan con los servicios de un asesor financiero llegan al retiro con 3 veces más capital que aquellas que deciden pasar de largo.


Recuerde: no deje para mañana lo que debió hacer ayer.

Familia y Economía

438-494-7276