• Guillermo Varela Vallespi

Crisis financieras que cambiaron el mundo (IV): Cómo funcionan los bancos (parte 2)

Anteriormente establecimos la importancia de los bancos para la sociedad, la cual se pudiera resumir como sigue: los bancos agrupan el dinero disponible y facilitan los préstamos; para ello aplican su experiencia y conocimientos, de tal manera de diversificar y disminuir el riesgo potencial de estas operaciones.


Es importante comprender, sin embargo, que los bancos son entidades privadas, las cuales, como cualquier otro negocio privado, establece como uno de sus objetivos fundamentales generar una ganancia o beneficio. En ocasiones, en el proceso de generar este beneficio, los bancos asumen riesgos que después no pueden controlar, lo cual puede desembocar en crisis financieras sistémicas de consecuencias considerables para la sociedad.


¿Cómo pueden los bancos generar una ganancia?


La respuesta sucinta a esta pregunta sería que los bancos prestan dinero a un interés más elevado que el interés que ellos pagan a los que deciden depositar su dinero en el banco. La ganancia resulta de la diferencia entre el monto que perciben del interés sobre los préstamos que realizan y el monto que erogan en forma de interés a los que depositan en ellos su dinero; más el cobro por los servicios bancarios menos los gastos de operar el banco.


Si asumimos como relativamente constantes los gastos operacionales, de lo anterior se pueden establecer entonces dos corolarios muy importantes:


a) mientras más personas depositen dinero en el banco y mayor sea el número de préstamos que el banco realice, mayor es su capacidad potencial de generar ganancias por concepto de cobro por servicios bancarios; b) mientras más grande sea la diferencia entre el promedio del interés sobre los préstamos efectuados y el promedio del interés sobre los depósitos recibidos, mayor es su capacidad potencial de generar ganancias por concepto de interés;

Como regla, el mayor por ciento de las ganancias de los bancos proviene de la diferencia entre el interés generado por los préstamos realizados y el interés pagado sobre los depósitos recibidos, corolario b).


La hoja de balance


Para poder entender por qué los bancos pueden funcionar como negocio y hacer préstamos con un dinero que no les pertenece, es imprescindible primero comprender el concepto de hoja de balance.


En general, cualquier hoja de balance muestra la posición financiera de una entidad equis en un momento específico; puede ser al final del mes, trimestre o año, por ejemplo. La hoja de balance registra los activos (lo que la entidad posee) y los pasivos (lo que la entidad debe). La diferencia entre lo que posee y lo que debe nos da el valor neto de la entidad (su capital o patrimonio). Se dice que una entidad es solvente si su valor neto es positivo. Lo contrario, insolvente, se dice cuando su valor neto es negativo, lo que se conoce también como bancarrota.


Podemos imaginar una hoja de balance como 2 rectángulos iguales adyacentes en posición vertical. En el rectángulo de la izquierda se registran los activos y en el de la derecha los pasivos más el capital o patrimonio. Una hoja de balance se puede también expresar a través de una fórmula, donde: capital o patrimonio= activos – pasivos. Los activos y pasivos específicos de una hoja de balance dependerán del tipo de empresa que se trate.


La hoja de balance de un banco


Una hoja de balance típica de un banco luciría como sigue:


En el rectángulo de la izquierda (activos)

Reservas (R) • efectivo • depósitos interbancarios • bonos del tesoro • valores a corto plazo • bonos del gobierno • otros activos líquidos

Préstamos (P) • préstamos a negocios (inversiones) • préstamos hipotecarios (propiedades) • préstamos personales (autos, estudios, etc.) • otros préstamos

Otros activos • equipos • locales • otros activos fijos


En el rectángulo de la derecha (pasivos)

Depósitos de clientes (D) • depósitos personales • depósitos no personales • depósitos en moneda extranjera • otros depósitos

Patrimonio o Capital (C) • ganancias retenidas • capital social


Pero, ¿qué mecanismo hace posible que los bancos puedan prestar un dinero que en principio no les pertenece?


En la próxima entrega entonces: Cómo funcionan los bancos (parte 3)


Recuerde: no deje para mañana lo que debió hacer ayer.

12 vistas
 

Familia y Economía

438-494-7276

  • Facebook