• Guillermo Varela Vallespi

¿Cómo financiar los estudios superiores de sus hijos en Quebec? (III)

Hoy dedicamos la continuación de esta serie de artículos a demostrar la diferencia entre utilizar un REEE como vía de ahorro para los estudios postsecundarios versus cualquier otro instrumento financiero. Además, hacemos hincapié en la importancia de tener acceso a las subvenciones gubernamentales.

¿Cuánto se puede depositar en un REEE?

Es oportuno conocer que no existe un máximo anual para depositar en un REEE. Sin embargo, el máximo de por vida por beneficiario no debe de exceder los 50,000 $. Cualquier suma depositada por encima de este tope es sujeta a una penalidad del 1% mensual.

Aumentar nuestros ahorros gracias a las subvenciones gubernamentales

En 1998 el gobierno federal crea el “Programe canadien pour l’épargne-études” con el objetivo de estimular a los padres a invertir en la educación de sus hijos.


Importante: El gobierno de Quebec provee una subvención anual -Incitatif québécois à l’épargne-études (IQEE)- equivalente al 10% de las cotizaciones efectuadas por el suscriptor, la cual se adiciona a la del gobierno federal.

En el caso de las familias consideradas de bajos ingresos, el gobierno les ofrece una bonificación adicional que puede alcanzar hasta el 40 % sobre los primeros 500$ de cotización. Estas familias se pueden favorecer además del “Bon d´étude canadien (BEC)”, cuyo límite cumulativo es de 2 000 $ por beneficiario.

¿Cómo obtener las subvenciones?


  • Las subvenciones son depositadas directamente al REEE;

  • Para ser admisible el beneficiario designado deberá contar con un número de seguro social y ser residente permanente en Canadá;

  • El derecho a las subvenciones se aplica a toda persona hasta los 17 años de edad;


Importante: Existen condiciones especiales a respetar por los adolescentes de 16 y 17 años para obtener las subvenciones gubernamentales. No todas las instituciones que ofrecen REEEs tienen acceso a las subvenciones gubernamentales.

Hacen una diferencia

No son pocos los que en un inicio especulan que el monto de las subvenciones gubernamentales tiene un impacto limitado y muestran una tendencia a subestimarlas. El siguiente ejemplo expone lo errado de este actuar.

En el gráfico que sigue se puede observar de manera inequívoca la diferencia entre invertir en un REEE que tenga acceso a las subvenciones gubernamentales y el hacerlo en uno que no las ofrezca, o en cualquier otro vehículo financiero.


Importante: El derecho a las subvenciones se acumula cuando no son utilizadas. Además, no afectan el máximo a cotizar por beneficiario.


La próxima semana damos fin a esta serie de artículos dedicados al REEE, con varias recomendaciones útiles que complementan lo visto hasta hoy.


Recuerde: no deje para mañana lo que debió hacer ayer.

Familia y Economía

438-494-7276