• Guillermo Varela Vallespi

¿Cómo financiar los estudios superiores de sus hijos en Quebec? (I)

Aprovecho el inicio del nuevo curso escolar para, a través de una serie de artículos, abordar un tema que toca muy profundo cuando se trata de nuestros hijos: el financiamiento de sus estudios post secundarios. De acuerdo a Estadísticas Canadá, se estima que los gastos escolares post secundarios han aumentado un 135% (media canadiense) durante los últimos 10 años . Haciendo una extrapolación, se puede estimar que en 2036 los costos universitarios de un periodo de 4 años costarán más de 100,000 $ a un estudiante que durante los estudios no viva en su residencia familiar (ver figura adjunta).



La historia cambió

Hace solo algunos años, estudiar para obtener un diploma post secundario era una opción. Hoy, poseer un diploma post secundario es simplemente una necesidad, si se aspira a conservar un lugar en el mercado de trabajo. Las exigencias del mercado laboral no cesan de aumentar, sobre todo en lo que concierne a la formación profesional. Es un hecho que los empleadores favorecen cada vez más la contratación de un personal calificado y especializado. Varios estudios canadienses muestran que dos de cada tres puestos de trabajo que se crean exigen poseer algún diploma de estudios post secundarios para acceder a estos.

¿Cómo entonces brindarles a nuestros hijos la oportunidad de realizar estudios colegiales y universitarios?

La respuesta a esta pregunta es categórica: ¡usted debe comenzar a ahorrar desde ya! Sin embargo, ahorrar en una cuenta bancaria corriente pudiera ser insuficiente o en extremo demandante. En Canadá, y por ende en Quebec, existe una manera de optimizar el dinero que usted destina a los futuros estudios de sus hijos, de tal forma que, llegado el momento, ellos cuenten con una mayor cantidad de recursos financieros. Esta manera adopta el nombre de REEE (Régime enregistré d´épargne-études).

¿Qué es un REEE?

Creado por el gobierno con el objetivo de ayudar a las familias canadienses, un REEE es un contrato entre un particular (comúnmente llamado suscriptor) y una organización financiera (llamada comúnmente promotor) en virtud del cual, a cambio de una cotización periódica o única del suscriptor, el promotor se compromete a efectuar pagos a un beneficiario con el objetivo de ayudarlo a financiar sus estudios post secundarios. Para que el programa sea considerado “enregistré”, y en consecuencia admisible a título de REEE (RESP, en inglés), su registro debe de ser aceptado por el ministro de Revenu national.

Una de las características fundamentales de un REEE es que el rendimiento que generan las sumas de capital acumulado está libre de impuestos mientras continúen dentro del él. Una segunda característica, no menos atrayente, es que tanto el gobierno federal como el provincial adicionan una subvención que puede llegar hasta el 30% por cada dolar cotizado. Estas características hacen del REEE el vehículo ideal que permite a una familia acumular fondos para los estudios post secundarios de sus hijos.

En próximos artículos veremos en detalles varias de las principales peculiaridades de este programa, y cómo podemos maximizar las bondades que el mismo ofrece.


Recuerde: no deje paa mañana lo que debió hacer ayer.

Familia y Economía

438-494-7276